Motor J.R. Valle Seat en Valencia, Concesionario Oficial SEAT y Servicio Oficial Posventa en Valencia
Motor J.R. Valle Seat en Valencia

Noticias

¿Conoces los componentes de un SEAT GNC?

¿Conoces los componentes de un SEAT GNC?

Miércoles, 1 de agosto de 2018

Hace apenas unos años solo podíamos escoger entre gasolina o diésel a la hora de valorar la compra de un nuevo vehículo.

Pero pasan los años y cambian nuestros gustos, nuestras necesidades, pero, sobre todo, la tecnología. Aparecen nuevas fuentes de alimentación y otras tantas se reciclan y mejoran para formar parte de un sector, el de la automoción, que está en continua evolución.

En el grupo Volkswagen, y muy especialmente en SEAT, se optó por trabajar en una alternativa real y factible, como es el Gas Natural, como combustible, pero ¿Qué hace que podamos utilizar en nuestro SEAT la energía que, hasta ahora, usábamos en la cocina? ¿Qué tiene un SEAT GNC?

Andrew Sheperd y Antonio Calvo, expertos SEAT en Gas Natural Comprimido (lo que conocemos por GNC), nos descubren el interior de los SEAT GNC con motor TGI y en SEAT JR Valle, te lo contamos.

 

Un solo motor, dos combustibles

Los SEAT GNC cuentan con un motor de combustión interna de última generación que funciona indistintamente con gas natural comprimido o gasolina.

Por defecto, el coche circula con gas hasta que éste se agota. El cambio a gasolina se efectúa automáticamente y es imperceptible para el conductor porque las prestaciones del motor son idénticas con ambos combustibles. 

 

Dos depósitos, dos bocas de carga, una tapa

El repostaje de un SEAT GNC es muy similar al de un coche con gasolina o diésel: levantas la tapa del depósito y en este caso hay dos boquillas, la de gasolina y la del GNC.

La carga con GNC tarda prácticamente lo mismo que la de gasolina, además, no huele, ni gotea.

 

Depósitos GNC herméticos

El depósito del SEAT GNC se sitúa en el espacio del maletero donde, habitualmente, se ubica la rueda de repuesto. Estos depósitos están fabricados con acero de alta resistencia con un tratamiento anticorrosión. Unas electroválvulas de seguridad mantienen el gas en el interior de forma totalmente estanca, y solo se abren al poner el contacto. El estado de conservación de los depósitos se certifica cada 4 años, además, los componentes han sido testados para soportar condiciones extremas.

 

A prueba de golpes

Los SEAT GNC cumplen con los estándares de calidad más elevados. Durante el proceso de desarrollo se someten a numerosos test de choque que garantizan que son completamente seguros. Incluso en un caso extremo de altas temperaturas por fuego, el gas se liberaría controladamente de forma constante, evitando una acumulación excesiva de presión que pudiera resultar peligrosa.

 

Presión adaptable y controlada electrónicamente

El gas natural está almacenado en los depósitos a unos 200 bares, pero se inyecta al motor a presiones que no superan los 10 bares. Un regulador de presión de dos etapas, ubicado en el vano motor, reduce la presión y asegura una óptima alimentación del gas en todas las condiciones.

 

Un testigo informa al conductor 

La sensación de conducir con un SEAT GNC o gasolina es la misma. Por eso, el conductor solamente sabrá con qué combustible circula fijándose en el testigo luminoso del panel de instrumentación de su SEAT. Encendido, funciona con gas natural; apagado, funciona con gasolina.

Los expertos de SEAT coinciden: el SEAT GNC es un coche como los demás. Están diseñados, fabricados y homologados según los más altos estándares de calidad de la industria. Cambia la tecnología, pero no la fiabilidad ni seguridad de los mismo.

Hablamos de un coche ecológico, que utiliza un combustible que gasta menos y que es también más económico. Pero también cuando hablamos de los SEAT GNC hablamos de vehículos que no pierden en potencia, seguridad ni fiabilidad, una opción completa para cualquier usuario.  

 

Así es un GNC por dentro